El narcotráfico y los militares

Muchos son los casos que personas denuncian sobre la complicidad que existe entre las fuerzas militares de un país y el narcotráfico. Alarmante realidad que afecta principalmente a países de Latinoamérica, en donde el negocio de las de las drogas no es manejado necesariamente por lo grupos civiles, sino que aparecen involucrados miembros del estamento militar, funcionarios del alto gobierno y los cuerpos policiales.

El narcotráfico y los militares.jpg

Este terrible flagelo ha ganado mucho terreno lo que ha traído como consecuencia que estas naciones exista una ola de corrupción, crímenes, sicariato y extorsión, donde el poder es manejado por un grupo de altos efectivos militares que mueven sus piezas para darle paso a este delito y convertirse en grandes capos de la droga, al amparo del poder y bajo la más absoluta e inmoral impunidad.

Actualmente muchos organismos internacionales denuncian la presunta participación de importantes personalidades militares y políticas en actividades de narcotráfico, basados en diferentes investigaciones por estas instituciones que actúan contra el tráfico internacional de drogas.

Las actividades de muchos narcotraficantes famosos y sus presuntas conexiones con representantes del poder en estos países se han convertido en verdaderos escándalos, que dejan al descubierto el inmenso dominio que estos delincuentes tienen sobre ciertos asuntos políticos y de seguridad.

Países como Venezuela, hoy en día son considerados como los principales puentes del tráfico de drogas en el mundo, situación que ha sido difícil de controlar y/o revertir pues quienes dominan y manejan este mercado de las drogas ilícitas son las mafias militares y policiales, que deberían estar luchando contra este flagelo.

“Hace poco se llevó a cabo un foro sobre la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero en la sede de Unibank, en el que varios de los ponentes concordaron en que la combinación de los militares y las drogas es una combinación letal…”

Hace poco se llevó a cabo un foro sobre la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero en la sede de Unibank, en el que varios de los ponentes concordaron en que la combinación de los militares y las drogas es una combinación letal, pues en la mayoría de los países donde la lucha contra este flagelo está en manos del ejército no ha arrojado resultados positivos.

Gran parte de las investigaciones empíricas han demostrado con evidencias claras que el papel de los militares para resolver la cuestión de las drogas ha sido un fracaso y ha resultado peligroso. La militarización de la lucha antinarcóticos ha sido fallida en cuanto a revertir el fenómeno. Pero, a su vez, se han generado graves dificultades institucionales.

En la mayoría de los casos se ha comprobado que más temprano que tarde sucede que aumentan las violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas armadas; se desequilibra la relación cívico-militar en deterioro de los civiles; se eleva la corrupción entre soldados y generales; se generan grupos paraestatales que se asocian a miembros de las fuerzas armadas en una degradada lucha contra el narcotráfico; se incrementa la desmoralización de los militares; se debilita la defensa del país y se vulnera la capacidad de inteligencia del Estado.

Lo cierto de todo esto es que este tipo de corrupción será muy difícil de eliminar pues ya los militares saben el dinero que da este negocio y gracias a su posición se sienten seguros de no ser arrestados por sus acciones, porque ellos no trabajan solos detrás están personas más influyentes que le cubren las espaldas para que continúen con sus fechorías y todo el grupo salga beneficiado sin importarles el daño que le hacen a la sociedad que por juramento deberían defender.

narcotráfico, Latinoamérica, militares, corrupción, Fuerzas Armadas